Complications…

Hay cosas que innegablemente son mejores en casa, pero por desgracia, no nos damos cuenta de ellas hasta que nos toca vivirlas en nuestras propias carnes. No estoy hablando de nada serio, no os creáis. Aún no vamos a tocar el tema de los grifos ingleses. No, hoy vamos a hablar de dos cosas que funcionan de una forma desconcertante en este país: farmacias y ópticas.

Taps...

Taps…

En el caso de las farmacias, objetivamente no se puede decir que funcionen peor, probablemente sea todo lo contrario (aquí podéis leer lo que opina una tal farmacéutica por el mundo). Pero hay pequeñas diferencias: en el momento que te sales del paracetamol-ibuprofeno, es imposible te den algo sin receta. Y la receta se consigue yendo al GP (general practitioner o médico de cabecera). Para registrarse en el GP -que sólo puede ser uno que esté dentro de tu zona- hace falta una “prueba de residencia” en forma de recibo de luz o agua, carta del banco enviada a tu dirección o similar. Por otro lado, casi ningún banco te abre una cuenta sin prueba de residencia en forma de registro en el GP, y casi ningún agente te alquila casa sin cuenta bancaria. Como os podéis imaginar, es fácil entrar en un gracioso bucle. Pero una vez superado este trámite, el médico no nos va a hacer una receta a largo plazo, sino que tendremos que ir cada pocos meses a visitarle para que nos la renueve. Lo cual se hace un poco pesado, sobre todo teniendo en cuenta que cierran a las 6 y algunos somos commuters.

El otro día en el trabajo estaban unos farmacéuticos hablando de sus tiempos de “community pharmacy” (aquí llaman así a la oficina de farmacia y hay que hacer prácticas durante un año para poder trabajar en ella). En un momento dado surgió el tema de los cortes de luz, y la horrible tarea de tener que escribir las etiquetas a mano.

– ¿Qué etiquetas? – pregunté yo desconcertada.

– Las que pegamos en el envase, donde pone tu nombre y la dosis que tienes que tomar- me dijeron (para más información leer el post de farmacéutica por el mundo).

– Ah, pues eso en España no nos lo ponen- contesté yo.

– Pero entonces, ¿cómo puede acordarse la gente de lo que tiene que tomar?

– Mmmm…- esa pregunta me hizo pensar- ¿leyendo el prospecto?

Y ya os podéis imaginar su cara, jeje.

Pero el caso de las ópticas es otro, muy diferente y como dirían por aquí, outrageous! El viernes no se me ocurrió otra cosa que tirar mis lentillas a la basura, porque ya me las había puesto durante más de un mes y me empezaban a picar los ojos. Y, de forma muy inteligente, no comprobé si tenía recambios. Así que cuando fui a abrir unas nuevas me encontré con que no había más, y tuve que adentrarme en el mundo de las ópticas inglesas.

Ay, que yo siempre fallo…

¿Os acordáis de cuando en España vas a la óptica, te miran la graduación y el tamaño de los ojos y sales al cabo de un rato con un paquete de lentillas para probar durante una semana habiendo pagado por todo ello 0 euros? Pues bien, esto aquí sería, sencillamente, una aberración.

Para empezar, hay que graduarse la vista: decir hacia dónde miran los palitos de la E, comparar letras con fondo rojo versus fondo verde, intentar leer letras en vano y explicar con qué cristal ves mejor. Esto nos saldrá por unas 30 libras, aunque algunas empresas pagan por los test de sus empleados si tienen que mirar a una pantalla durante mucho tiempo. Cuando ya tienes la receta explicando tu graduación, puedes volver otro día para la segunda parte: exploración para comprobar si puedes llevar lentillas. Me imagino que esta es la parte en la que te miden el ojo, te dicen si lo tienes seco o graso y te enseñan a ponerte las lentillas. Pues todo esto se consigue por el módico precio de…¡70 libras! Y si aún no estás desanimado por todo esto, la lista de espera es de varias semanas. Eso de “pasarse por allí” no existe ni en nuestros mejores sueños.

Así que como os podéis imaginar, voy a estar sin lentillas hasta que llegue la Navidad. ¡Espero que Papá Noel me traiga unas! Mientras tanto, me toca ir con gafas y guiñar los ojos.

Anuncios

6 Respuestas a “Complications…

  1. Gran post¡ No te preocupes que Papa Noel te traera varios pares, y asi no tendras que “pasarte” por las malvadas opticas inglesas..😂

  2. Problema : “calcular el porcentaje de britanicos que lee las etiquetas que pegan en los medicamentos que dispensan en las farmacias inglesas, teniendo en cuenta el dinero que se tienen que gastar en, a) graduarse la vista, b) realizarse un estudio de adaptacion de las lentillas y su idoneidad, c) compra de gafas o lentillas.”

  3. Jajajaja! Muy bueno el post y el comentario de Ade. ¿Una vez has pasado por el tedioso proceso lentillil y en la óptica tienen tus datos oculares, tienes que volver a hacerlo para volver a comprar lentillas?

    • Me temo que sí. El eye test no puede tener más de un año de antigüedad, y en cuanto al otro, no está del todo claro si se fían de las otras ópticas… aquí son muy suyos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s