El misterioso caso del Nesquik internacional

WTF?

WTF?

Después de demasiado tiempo sin escribir, por mudanzas varias (sí, sí, varias) y falta de tiempo en general, saco un rato para hablar de un tema que lleva intrigándome desde hace varios años, y que ya es hora de sacar a la luz: El Misterioso caso del Nesquik Internacional.

Como buena conocedora del Nesquik, tras llevar 26 años consumiéndolo regularmente, es normal que haya llegado a aprender las sutiles diferencias de sabor entre diferentes botes de Nesquik en función del tiempo que lleven abiertos, por ejemplo. Así, no es lo mismo el sabor Nesquik-casa que el sabor Nesquik-abuelos, por ejemplo, ya que no se consumen al mismo ritmo.

Pero el misterioso caso del Nesquik internacional no tiene nada de sutil. Todos sabemos cómo es un bote de Nesquik español: cilíndrico, con su tapa azul, en diferentes tamaños en función de la avidez del consumidor, y si uno se lo propone, incluso puede adquirir bolsas de varios kilos.

Pues bien, lo primero de lo que uno se da cuenta al salir al extranjero es de la cutrez de los botes que hay en otros países: amarillos, amorfos y diminutos. ¿Por qué? – se pregunta una cuando ve éso en el supermercado. Pero no pasa nada, porque al fin y al cabo lo que importa es el sabor, ¿no?

He aquí un bote español de toda la vida.

He aquí un bote español de toda la vida.

Pues no. Ni siquiera en el sabor puede una confiar cuando se va al extranjero. Veamos por qué:

  • Canadian Nesquik

En Canadá, por algún motivo que desconozco, alguien decidió que eso de beber leche con chocolate estaba bien, pero que por qué no añadir un poco de asúuuucar para darle más vidilla. Un poco. Pero se vino arriba, y se le fue de las manos. Tanto es así, que el Nesquik canadiense, además de tener un sabor muy muy regulero, deja en el fondo del vaso un poso de granos de azúcar. Sí, sí, tal y como lo leéis. Granos de azúcar. ¿Os acordáis de ese chocolatito que suele quedar en el fondo del vaso? Pues en Canadá es un puñado de azúcar.

  • Canadian Nesquik, no sugar added.

Resulta que algún canadiense, acertadamente, se dio cuenta de que lo del azúcar se les había ido de las manos. Así que, ni cortos ni perezosos, decidieron sacar la versión “No sugar added”. Para esa gente como yo que no quería tener que masticar la bebida del desayuno. Tengo que reconocer que cuando vi el bote, se me puso una sonrisa enorme en la cara. Esa nueva versión transgresora del Nesquik me ratificaba en que no estaba loca, que lo que yo había detectado era cierto.

nesquik

No more sugar, please!

Por desgracia, esta versión del Canadian Nesquik seguía teniendo mucho más azúcar que el Spanish Nesquik. Así que al final me di por vencida y, simplemente, dejé de tomarlo y me pasé a los cereales, que más o menos son iguales en todos los países.

  • British Nesquik

Pero el último capítulo de esta historia se ha abierto con el British Nesquik, que realmente es más desconcertante, porque a diferencia de su homólogo norteamericano, no deja rastro en el fondo del vaso. No, lo que le pasa a este Nesquik es que, simple y llanamente, no sabe a nada. Y lo que es peor, rivaliza seriamente con el ColaCao en lo que a disolverse se refiere. Ya puedes tener un vaso casi negro de la cantidad de cucharadas que le has echado, que no te va a saber a nada. Mucho colorante y poca chicha. Y digo yo, ¿tan difícil es hacerlo bien?

Este botecito da para una semana, pero por lo malo que está.

Este botecito da para una semana, pero por lo malo que está.

Así que ya sabéis, una de las cosas malas de ser una joven española de las de #NoNosVamosNosEchan es que ya no basta con hacer que echemos de menos el jamón, el cocido o las croquetas. Es que ahora ni tomar un Nesquik en condiciones se puede.

Menos mal que Espe está orgullosa de nosotros.

Anuncios

8 Respuestas a “El misterioso caso del Nesquik internacional

  1. Yo he compartido parte de esta misteriosa experiencia contigo, así que doy fe. Si la vida en el extranjero para los consumidores de Nesquik es dura, imagínate cómo será la de los consumidores de ColaCao. El otro día me alegré por primera vez de que se me acabara el bote amarillo de tapa ROJA (que no azul) porque había visto (y tocado) en el súper una bolsa de ValorCao que prometía y ya tenía excusa para comprarla. Cuando llegué a casa con el tesoro, hice a Edu tocarla. Hemos decidido que si no está rico, compraremos muchas bolsas y rellenaremos cojines con él, tiene una textura muy blandita y agradable.

    Y a ver si la inepta de Espe se va también, que yo me quiero sentir orgullosa de ella también.

  2. Me encanta!!!! Vamos a tener que crear una empresa de importanciones españolas… Por el bien de todos los que nos vamos y el de los que se quedan pero harán negocio fuera…

  3. Jajajajajajajaja! estos extranjeros no saben azucarar las cosas…Belén, al final sabia bueno eso? Es que era taaaaan suaveeeeee! Tan suave!

    Y lo de Esperanza…simplemente…es gilipollas

  4. Lo que es una vergüenza es que nos hayan cambiado el nesquik de siempre por el raro raro raro (de sabor) nesquik con opti-start, yo no se que se traen entre manos pero se han cargado uno de mis pocos placeres de por la mañana, en fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s